jueves, 10 de enero de 2013

El PP de Cospedal deteriora intencionadamente el sistema sanitario público de Castilla-La Mancha

Caballero: "Será responsabilidad exclusiva de Cospedal si le sucede algo a algún vecino afectado por el cierre de las urgencias médicas"

Ha anunciado que el día que el PSOE vuelva a gobernar en Castilla-La Mancha planteará de nuevo la apertura de estos servicios de urgencia.

Considera "lamentable", "impresentable" y de un "cinismo insoportable" la desidia con la que está actuando el Gobierno regional en el conflicto de las ambulancias.

"Si le pasa algo a algún vecino de Villahermosa, Alamillo, Villanueva de la Fuente, Castellar de Santiago o Montiel porque están cerradas las urgencias de su localidad y no le ha dado tiempo a llegar a otro centro de urgencias, eso será responsabilidad exclusiva de la señora De Cospedal". 

En estos términos tan contundentes se ha pronunciado el secretario general del PSOE en la provincia de Ciudad Real, José Manuel Caballero, tras la confirmación del Gobierno de Castilla-La Mancha de cerrar definitivamente el servicio de las urgencias correspondientes a los centros de salud de esos cinco municipios.


Una clausura a la que siempre se han opuesto los socialistas al considerar que es una decisión en la que prima el factor económico por encima del humano, sin tener en cuenta los riesgos que esto supone para todos los vecinos y vecinas de las localidades afectadas, con el agravante de que hablamos de zonas rurales muy alejadas de los centros hospitalarios de referencia y con una población muy envejecida.

Tras insistir en la discriminación que sufrirán los vecinos de estas cinco localidades y en los riesgos innecesarios que correrán, Caballero ha anunciado que el día que el PSOE vuelva a gobernar en Castilla-La Mancha planteará de nuevo la apertura de estos servicios de urgencia.

Y sin salir del ámbito sanitario, Caballero se ha referido también al conflicto abierto en el sector del transporte sanitario terrestre, un conflicto generado entre la nueva empresa a la que la Junta de Comunidades ha adjudicado el servicio de ambulancias y los profesionales de las mismas. 

En este sentido, el responsable ciudadrealeño considera "lamentable" e "impresentable" la desidia con la que está actuando el Gobierno regional personalizada en el delegado provincial, Antonio Lucas-Torres, quien ayer echó balones fuera y manifestó abiertamente que la Junta no tenía nada que ver en el conflicto. "Es de un cinismo insoportable", ha recriminado Caballero, al recordar que la empresa presta el servicio del transporte sanitario por la concesión otorgada por el Gobierno de Cospedal.

Es más, Caballero ha mostrado el pliego de condiciones de esa adjudicación en el que se refleja de forma meridianamente clara las responsabilidades que asume la administración regional en cuanto a calidad en la prestación del servicio así como en la dotación de medios técnicos y humanos, por lo que ha corroborado que "es absolutamente falso que la Junta nada tenga que ver con la empresa del transporte sanitario".

Por este motivo, José Manuel Caballero ha reprochado al Ejecutivo de Cospedal que se preocupe más por los intereses del empresario que gestiona este servicio de ambulancias, casualmente un ex alcalde del Partido Popular, que por los trabajadores y usuarios de ese servicio socio-sanitario.

De igual modo, el secretario general del PSOE ciudadrealeño ha indicado que "es impresentable que se estén violando los derechos de los trabajadores (de las ambulancias, -como así lo han denunciado los representantes sindicales- y la Junta mire para otro lado".

En el fondo, Caballero no ha dudado en afirmar que este deterioro intencionado del sistema público sanitario de Castilla-La Mancha es un adelanto al proceso de privatización a imagen y semejanza de lo que el Partido Popular ya ha emprendido en la vecina comunidad de Madrid, donde el principal parámetro que rige la salud de los ciudadanos es la rentabilidad económica.

Un alcalde del PP, contra los recortes de Cospedal: "No sabe ni dónde está mi pueblo, ni si existe"

El regidor de Sisante, Pedro Garde, denuncia la "discriminación" que sufren las localidades a las que la Junta cerrará las Urgencias nocturnas a partir del próximo lunes

Los recortes que está poniendo en marcha la presidenta de Castilla-La Mancha y número dos del PP, María Dolores de Cospedal, le están causando enemigos incluso dentro de su propio partido. El último en revelarse en contra de los tijeretazos sociales de la dirigente conservadora ha sido el alcalde de Sisante, Pedro Garde, también del PP, cuyo municipio es uno de los 21 pueblos de la región a los que el Gobierno autonómico suprimirá el servicio nocturno de urgencias el próximo lunes. 

"Nos tienen totalmente discriminados, marginados, apartados, abandonados y dejados" ha lamentado Garde en una entrevista en Radio Azul-cadena Ser. El regidor ha denunciado, por un lado, la falta de comunicación de sus propios compañeros de partido porque, según ha dicho, se ha enterado "por la prensa" de la supresión del servicio. Y por eso, ha considerado que "con amigos como éstos no hacen falta enemigos". "Se lo digo a la presidenta y a quien se lo tenga que decir", ha advertido.

La decisión del Ejecutivo de Cospedal de cerrar los Puntos de Atención Continuada (PAC) de sus localidades está, a su juicio, "mal hecha y mal gestionada". Y por eso, el regidor ha cargado contra la propia presidenta por desconocer la realidad de su municipio. "No saben ni siquiera dónde está Sisante ni si existe. Están en un despacho, han entrado en un ordenador, les han salido unos datos estadísticos y han dicho, '¡venga, éste fuera!'", ha denunciado.

Ofrecen recortarse el sueldo 

Tanto él como los concejales del equipo de Gobierno ya habían mostrado su disposición a recortarse el sueldo a cambio de que el Ayuntamiento pudiera contratar a un médico que se hiciera cargo de las guardias que va a suprimir la Junta de Castilla-La Mancha. Porque con esa decisión, los vecinos de Sisante deberán desplazarse al Centro de Salud de San Clemente, cuyo equipo médico tendrá que atender a partir de ahora una zona sanitaria de once pueblos, muy distantes entre sí. 

Las declaraciones de Garde se suman a las protestas que se llevan sucediendo en los últimos meses por parte de los vecinos y alcaldes de las demás localidades afectadas por los cierres de los PAC. En noviembre, los puentes de la autopista que une Madrid con Valencia y que cruza Castilla-La Mancha, aparecieron llenos de carteles advirtiendo de la supresión de las urgencias nocturnas. Y un mes después, los vecinos de Tembleque (Toledo), otro de los pueblos afectados, se encerraron en su Ayuntamiento en protesta contra la medida.

En la misma línea, este jueves, la Secretaria General de la Federación de Servicios Públicos de UGT Castilla-La Mancha, Carmen Campoy, ha calificado de "decisión nefasta" la de la Junta, al tiempo que ha exigido al consejero de Sanidad y Bienestar Social, José Ignacio Echániz, que paralice la orden que dará lugar al cierre de las urgencias nocturnas de esos 21 centros públicos.

No hay comentarios :