miércoles, 19 de septiembre de 2012

La privatización de los hospitales esconde negocio y especulación

El portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Socialista, Fernando Mora, ha señalado hoy que la privatización de los hospitales que ha anunciado el Gobierno de Cospedal “lo único que pretende es generar negocio y especulación y la única consecuencia que tiene es que empeoran notablemente los servicios que se prestan a los ciudadanos”.

“Desde que se anunció la privatización ha habido una reducción muy importante de plantillas en los hospitales de Manzanares, Tomelloso, Villarrobledo y Almansa”.

Mora se pronunciaba de esta manera después de que el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, anunciara ayer que la gestión privada de los Hospitales públicos de Manzanares, Tomelloso, Villarrobledo y Almansa entrará en vigor a partir de enero del próximo año 2013.

El diputado socialista no solo insistía en el “rechazo absoluto” del PSOE regional ante esta venta del patrimonio público para hacerlo pasar a manos privadas, sino que denunciaba que esta fórmula “es más cara y más ineficiente y redunda en perjuicio de los ciudadanos” y avisaba de que los socialistas “estaremos muy vigilantes para controlar que las concesiones a empresas privadas no acaben en manos de unos cuantos amiguetes”.


Para sostener esta afirmación, recurría a dos ejemplos. El del Hospital Ribera Salud, en la Comunidad Valenciana, y el del modelo público-privado de la sanidad británica. En el caso de Valencia, el Ribera Salud fue el primer hospital de España que se empezó a gestionar bajo la fórmula público-privada, “y ha acumulado un déficit tal que ha tenido que ser rescatado por la administración. Al final, Valencia ha tenido que poner mucho dinero público para cubrir las pérdidas de la empresa”.

En el caso británico, el modelo de Thatcher ha llevado a la Sanidad de ese país a un déficit estimado en alrededor de 114.000 millones de euros, cuando el de la Sanidad pública española no alcanza los 20.000 millones de euros.

Además, Mora recordaba que, desde que se anunció la privatización, “se han reducido notablemente las plantillas de los Hospitales de Tomelloso, Manzanares, Villarrobledo y Almansa”, con el único fin, en su opinión, “de dejarle la gestión limpia a la empresa que venga a hacerse cargo de esos centros para que pueda obtener un beneficio mínimo del 10 ó el 11 por ciento”.

El Consejero de Sanidad del Gobierno del PP de Cospedal avanzó que los cuatro hospitales de Castilla-La Mancha -Manzanares, Tomelloso, Almansa y Villarrobledo- que se gestionarán de forma público-privada comenzarán a aplicar esta fórmula en 2013 y en "próximas semanas" se realizará un anuncio relacionado con este asunto.

El consejero de Sanidad castellanomanchego, José Ignacio Echániz, ha resaltado que este verano "se ha trabajado de forma intensa" para cumplir con esta medida recogida en el Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos.

En estos meses de trabajo "se ha avanzado sustancialmente" en este asunto, de forma que Echániz ha adelantado que "en pocas semanas se realizarán anuncios en esta materia", que permitirán que en el año 2013 "sin ningún género de duda" se den mejoras en la eficiencia de la gestión hospitalaria.

Echániz ha detallado que la gestión público-privada se adjudicará a través de un concurso abierto, cuyo pliego de condiciones se ha confeccionado con la ayuda de empresas que han sido adjudicatarias de estos servicios en otras comunidades, por lo que han actuado como "consultoras que han ayudado a hacer la programación" del concurso.

En líneas generales, el consejero ha adelantado que el último trimestre de 2012 será "muy activo, porque se van a poner en marcha muchas cosas".

No hay comentarios :