martes, 1 de octubre de 2013

García Page: "Nadie entiende el castigo de Rajoy a Castilla-La Mancha en los Presupuestos de 2014"

El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha expresado hoy su “enorme preocupación por cómo vienen los Presupuestos Generales del Estado del año 2014 para Castilla-La Mancha” y ha señalado que “nadie puede entender el castigo tan enorme del Gobierno de España a nuestra región salvo que sus propios compañeros de partido le estén pasando factura a Cospedal por la situación interna en la que tiene al PP a nivel nacional”.

García-Page se pronunciaba así esta mañana en Toledo, a preguntas de los medios de comunicación, en una comparecencia en la que señalaba que “es inaudito el desplome de la inversión en Castilla-La Mancha, un 20 por ciento menos, que seamos una de las comunidades autónomas en las que más recorta el Estado el dinero que va a gastar y que, encima, una tercera parte del total de ese gasto vaya al basurero nuclear” previsto en la localidad conquense de Villar de Cañas.

Page definía como algo muy cercano a “tomar el pelo a la gente” que el ninguneo del Ejecutivo central a nuestra tierra en cuanto a inversiones se intentara enmascarar “pintando partidas en los Presupuestos de 1.000 ó 2.000 euros en proyectos que cuestan cientos de millones solo para que se pueda hablar de ellos y decir que siguen estando”.

 De hecho, el líder de los socialistas castellano-manchegos ironizaba insistiendo en que no se podía comprender este castigo la región “cuando se supone que Cospedal manda mucho en el PP, o quizás es por eso, porque sus compañeros la están castigando a ella por la situación en la que tiene al PP nacional”.

García-Page se refería también a los Presupuestos de la Junta de Castilla-La Mancha para el próximo año. Criticaba tildando de “inaudito” que, después de que el Gobierno de Cospedal aprobara el proyecto de Ley el pasado jueves, “estemos a martes y aún no se conozcan nada, ni siquiera la cifra total”, y se preguntaba si acaso es “porque Cospedal ayer estaba en Madrid y hoy en Jaén”.


Dudaba Page de si el pendrive que el consejero de Hacienda entregó ayer al Presidente de las Cortes regionales, Vicente Tirado, “tenía algo” y lamentaba que las cuentas regionales que presentará Cospedal solo ofrecerán a Castilla-La Mancha “más parálisis y más estancamiento”.

Presupuestos de 2014, consolidando la desigualdad

El Gobierno afirma que estos son los Presupuestos de la recuperación, pero la realidad es que ni los trabajadores, ni los pensionistas, ni los funcionarios, ni los estudiantes, ni prácticamente ningún ciudadano va a percibir ningún signo de recuperación gracias a estos Presupuestos. 

Estos Presupuestos, como los dos anteriores del Gobierno de Rajoy, van acompañados de recortes para casi todos los ciudadanos. 

Para los funcionarios, el año pasado perdieron la parte de la paga extra y se les congela el sueldo por tercera vez. 

Para los pensionistas, a los que se les va a aplicar una reforma que supondrá 33.000 millones menos y que les condena a que su pensión pierda poder adquisitivo. 

Los Presupuestos contemplan un aumento de las pensiones del 0,25%, lo que -teniendo en cuenta que la previsión de inflación para 2014 será del 1,5%- supondrá una rebaja del poder adquisitivo de las pensiones del 1,25% como mínimo. 

Para los estudiantes, que van a disfrutar más trabas para el acceso a la beca, habrá menos becarios ya que hay más requisitos para acceder a una beca. No vale de nada subir un presupuesto que no se va a poder ejecutar. (Se estima que unos 24.500 universitarios perderán su beca por no hablar de las ayudas al estudio que ya han desaparecido 500.000 estudiantes más no tendrán ayudas para libros). 

Para los parados, que ven su prestación recortada. 

En Sanidad se consolidan los recortes. A pesar de que el Gobierno anuncia una mejora en la situación económica desciende las partidas presupuestarias de sanidad y políticas sociales tras anunciar nuevos copagos como el de las medicinas de dispensación hospitalaria para enfermos crónicos. 

Y en general, para todos los ciudadanos, que disfrutarán de peores servicios públicos ya que la tasa de reposición de los servicios públicos esenciales (sanidad, educación, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado) será tan sólo de 1 por cada 10. 

Además, todos los ciudadanos seguirán sufriendo las subidas de impuestos establecidas en los años anteriores por Rajoy y que se consolidan en estos Presupuestos. Por ejemplo, Rajoy prometió que su subida del IRPF se mantendría sólo hasta 2013. Mintió, porque en los Presupuestos de 2014 está subida se mantiene. 

Es indecente, pues, trasladar a la sociedad española que estos Presupuestos son los de la salida de la crisis, cuando, en realidad, son los de la consolidación del ajuste duro e indiscriminado que ha destruido el Estado del bienestar, la consolidación de los recortes, la consolidación de la subida de impuestos, la consolidación de la bajada de salarios y la consolidación de la depreciación de las pensiones. 

Resulta difícil creer que estos Presupuestos vayan a iniciar la recuperación económica cuando el pronóstico de crecimiento es tan sólo del 0,7%, una tasa mínima y claramente insuficiente para que haya un crecimiento neto de empleo razonable, y cuando nuevamente se reduce la inversión en infraestructuras, una actividad que podría absorber mano de obra procedente del sector de la construcción. De hecho, la previsión del Gobierno es que 2014 acabe con una tasa de paro del 26%, 3 puntos más de lo que Rajoy se encontró cuando llegó a la Moncloa. 

Y todo ello, en un contexto de caída del crédito del 8,5%, y con una reforma laboral que sólo ha ayudado a destruir empleo y que aún puede empeorar, según el anuncio hecho por Rajoy de una posible modificación para flexibilizar aún más los salarios. 

No es honesto decir que estos son los Presupuestos de la salida de la crisis a un país con seis millones de parados. Son los Presupuestos que consolidan la desigualdad. 

Aunque es cierto que la prima de riesgo ha bajado en el último año (aunque sigue a un nivel más elevado que cuando Rajoy llegó al Gobierno), la deuda pública rozará el 100% del PIB, lo que supondrá superar por primera vez la cantidad del billón de euros, hipotecando la recuperación y a las generaciones futuras. Esto, de momento, se traducirá en que los pagos por intereses de la deuda del Estado ascenderán en 2014 a más de 36.000 millones de euros. 

El Gobierno presume del marcado carácter social de estos Presupuestos y de que el capítulo social representa el 52,6% del gasto total de los mismos. Hay que tener en cuenta que en los últimos Presupuestos del Gobierno de Rodríguez Zapatero, los de 2011, el gasto social representaba el 58%. 

De acuerdo con su proyecto de Presupuestos para 2014, el Gobierno de Rajoy invertirá en sanidad un 12% menos de los que se dedicó en 2011, un 25% menos en educación, un 35% menos en cultura, un 33% menos en vivienda, un 34% menos en políticas activas de empleo, un 26% menos en I+D+i y un 38% menos en infraestructuras. 

Con este presupuesto se consolida el programa oculto del partido popular que deja atrás a la mayoría de los ciudadanos. Podemos hablar ahora sí de la herencia dilapidada ya que el Estado del Bienestar sufre unos ajustes duros e indiscriminados por parte del Gobierno que lo debilita definitivamente. El gobierno es, una vez más, duro con los débiles y débil con los poderosos. No es posible hablar de PGE de salida de la crisis cuando nos encontramos con unas cuentas generales que nos hablan de más destrucción de empleo, más recortes sociales, más impuestos y más deuda pública. El Gobierno seguirá por la senda equivocada, son los presupuestos de la desigualdad.

No hay comentarios :