sábado, 14 de julio de 2012

Hunden al obrero, rescatan al banquero

Esta ha sido una de las consignas que los manifestantes emplearon el pasado viernes en varias manifestaciones convocadas en Madrid como protesta por el ajuste de 65.000 millones de euros presentado el pasado miércoles por Mariano Rajoy en el Congreso y que detalla el Boletín Oficial del Estado el sábado 14 de julio.  

El gobierno del Partido Popular, en contra de lo que prometió durante la campaña electoral que lo llevó al poder en noviembre pasado, ha aprobado la subida del IVA y un severo ajuste que sobrecoge a los ciudadanos mientras arranca de los diputados y diputadas que sostienen a Rajoy aplausos encendidos y descalificativos hacia quienes lo sufrirán cada día.


Según confirmó el propio Rajoy, el recorte obedece a las imposiciones externas como contrapartida al rescate financiero de la banca española. Lo grave es que las medidas atacan de nuevo a los mismos de siempre, a los más débiles, trabajadores, parados, dependientes, jubilados, empleados públicos y al conjunto de los consumidores, mientras olvidan intencionadamente a los que han provocado la crisis, grandes fortunas, defraudadores o entidades financieras. 

Este nuevo ataque, se suma a los anteriores, como el repago en medicinas, la reforma laboral o el deterioro de los servicios sanitarios y educativos, que vendrán a asfixiar aún más las ya maltrechas economías de la mayoría de los ciudadanos, sobre los que Rajoy está cargando todos los ajustes y condenará a millones de personas a la desesperación y la incertidumbre. El ajuste, la austeridad y los recortes, son la única guía de actuación de un gobierno autoritario que no reparte los sacrificios, no dialoga ni pacta. 

En su afán de buscar culpables de lo que ocurre, Rajoy ha venido recurriendo, hasta ahora, al anterior gobierno, a las Comunidades Autónomas y al Banco de España. Ahora son también culpables, los pacientes, los pensionistas, los parados, los estudiantes, los ayuntamientos y de nuevo los empleados públicos.  

Un gran esfuerzo para nada: 

Como han reconocido la mayoría de expertos económicos, con estas medidas, se profundizará en la depresión de la actividad económica, no habrá recuperación, ni crecimiento, ni generación de empleo, tampoco se recuperarán las finanzas públicas y los bancos no conseguirán normalizar su oferta de crédito.

No hay comentarios :