lunes, 22 de junio de 2015

Presentación de la candidatura de Pedro Sánchez a la presidencia del gobierno de España



Pedro Sánchez: "Vamos a liderar un cambio que una. Seguro, valiente, coherente con nuestros valores y en el que se reconozcan la mayoría de los españoles"

Aboga por que nuestro país "tenga un buen Gobierno, que base su fuerza en la ejemplaridad y en la alternativa constructiva"; pues "llevamos demasiados años sufriendo un mal gobierno", que actúa "solo y contra todos"

‘El cambio que una’, ese es el lema y la idea central del discurso del ya candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha explicado que los socialistas van a liderar “un cambio seguro y valiente, coherente con nuestros valores socialdemócratas; un cambio que una y en el que se reconozca la mayoría” de los ciudadanos. “Haremos una alianza con lo mejor de España, para hacer una España mejor”, subrayó.

En un emotivo acto celebrado en el Teatro Price de Madrid ante 2.000 personas y en presencia de numerosos cargos orgánicos e institucionales del PSOE, así como de representantes de distintos ámbitos de la sociedad civil, Sánchez se ha comprometido “a que España tenga un buen Gobierno, que base su fuerza en la ejemplaridad y en la alternativa constructiva”. Que gobierne “desde la moderación” y abra las puertas a la participación de los ciudadanos; pues –lamentó- “llevamos demasiados años sufriendo un mal gobierno”, el del PP, “que gobierna solo y contra todos”.

Erradicar el paro y la corrupción

Durante su discurso, Pedro Sánchez se ha comprometido cuando gobierne a “erradicar el paro y la corrupción”. Y a “construir una España mejor, fuerte y solidaria en el mundo. Una España de oportunidades, laica” y “federal”.

En el apartado económico abogó por llevar a cabo “una recuperación diferente” con “un crecimiento justo que aúne mercado y democracia, competitividad y derechos laborales, crecimiento y cohesión social”. Una economía que busque “la competitividad en la ciencia, la innovación, la cultura y la educación, frente a la especulación”; “con contratos estables y salarios dignos en igualdad de género, frente a la explotación y la pobreza laboral”.

“Que reindustrialice España”, aplique “una fiscalidad suficiente y justa frente a las amnistías fiscales de los falsos patriotas que confunden patria con su patrimonio y se lo llevan a paraísos fiscales”; que esté “basado en el mérito y la capacidad” y sea “firme ante los poderosos”.

En otro momento de su intervención, Pedro Sánchez ha defendido “la autonomía del proyecto” que representa el PSOE y que “quienes nos precedieron” -como José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba-, “nunca subordinaron a otra fuerza” distinta de “la voluntad de nuestro pueblo” o el “interés de la clase media y trabajadora”. “Nosotros, mantendremos la autonomía de nuestro proyecto para entregarlo a las siguientes generaciones tan libre como lo recibimos de vosotros” -afirmó-.

En cuanto a la corrupción, a la que citó como el “enemigo común”, “aunque no nos afecte por igual, ni reaccionemos del mismo modo uno y otro partido”, aseguró que volcará desde el Gobierno “todo el esfuerzo en prevenir, en combatir y en castigar con contundencia la corrupción. No os quepa duda, nunca me tembló ni me temblará el pulso en el combate contra la corrupción”.

Cataluña

También se ha referido Pedro Sánchez a la falta de diálogo que ha existido en las relaciones entre el Gobierno central y el de Cataluña y ha criticado que estos dos gobiernos “hayan vivido durante casi cuatro años de espaldas uno de otro”. Además ha advertido frente a las “élites que quieren convencernos de que todo lo que nos une se puede romper un día con una votación”, señalando que “esa es la vieja política, que, a veces, protagonizan también los actores nuevos”.

Los socialistas, explicó, “construiremos una España federal en la que cada cual pueda ser español y catalán, o valenciano, o andaluz, o vasco o madrileño, en el orden que desee. No estamos para crear nuevos problemas, ya tenemos bastantes. No estamos para extender el desafecto y el desánimo, porque no es justo, y porque sobre él nada bueno se puede construir”, afirmó.

La realidad política de España pasa por el diálogo

Hizo también Sánchez una referencia al panorama político en el que nos encontramos, y en el que “estamos obligados al diálogo, ya no sólo como un imperativo moral, sino como una necesidad funcional. Esa –dijo- es la realidad política de la España actual. Los ciudadanos no han sustituido una mayoría absoluta por otra, los ciudadanos han sustituido una mayoría absoluta por construir gobiernos fuertes, estables, desde el diálogo y el acuerdo”.

Consideró además que “ser patriota es querer que la historia de tu país discurra por la senda de la prosperidad y de la libertad de sus ciudadanas y sus ciudadanos”.

Concluyó asegurando que “vamos a ser exigentes con nosotros mismos, vamos a exigirnos decencia y valentía, y vamos a exigirnos ser realistamente idealistas, pragmáticamente utópicos. Vamos a ser humildes pero ambiciosos. Vamos a devolver con creces la confianza que se deposite en nosotros” y a administrar esa confianza “con moderación, transparencia y ejemplaridad”.

“Tenemos una oportunidad, la tenemos al alcance de la mano, para reconducir la historia de España a la senda de prosperidad y convivencia por la que hemos recorrido los mejores años de nuestra democracia, una convivencia en igualdad, en paz y en libertad, que son los valores de nuestro partido, pero también los valores de la mayoría de nuestra sociedad”. “Porque los españoles lo tienen claro: nosotros, y sólo nosotros, somos los que podemos hacer ese cambio posible”.

No hay comentarios :