martes, 9 de julio de 2013

Los originales de Bárcenas incluyen pagos a Rajoy cuando era ministro y a Cospedal en 2008

Se conocen estos datos, mientras la mayoría de españoles han perdido su trabajo o han reducido sus ingresos, pagan más impuestos, tienen peores servicios y llegan con gran dificultad a fin de mes.

Los secretos de Luis Bárcenas Gutiérrez, manuscritos en 14 hojas de un cuaderno cuadriculado en el que registró durante 18 años como gerente y tesorero algunos episodios contables de la vida del partido, han puesto en una situación dificilísima al PP, el partido que gobierna España y tiene el poder de la mayoría de las autonomías y ayuntamientos en uno de los momentos más delicados para el futuro del país. La contabilidad manuscrita que manejó Luis Bárcenas contiene datos que ya han sido avalados como auténticos por sus protagonistas o por documentos judiciales (un préstamo concedido a Pío García Escudero; una ayuda a una edil navarra que sufrió un atentado, un ingreso de Pablo Crespo, entonces dirigente del PP gallego, que está recogido en el sumario del caso Gürtel...); pero también hay supuestos pagos que son tajantemente negados por quienes presuntamente los recibieron

Todos los indicios apuntan a que el PP ha estado envuelto durante 20 años “en una trama de financiación ilegal”; además de estar en entredicho “la limpieza de las elecciones”. Por tanto, urge que su máximo líder, Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, comparezca en el Congreso y lo aclare. “Si Rajoy no puede decir la verdad, tendrá que marcharse”. Así lo ha pedido la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, después de una reunión extraordinaria de la comisión ejecutiva permanente del partido para debatir sobre la situación, creada tras la publicación por parte de El Mundo de un documento original de los papeles de Bárcenas, ya adelantados por EL PAÍS el pasado mes de enero.

En paralelo, el coordinador general de IU, Cayo Lara, ha señalado que si el extesorero Luis Bárcenas dice la verdad, el presidente tiene que dimitir y convocar elecciones. “Está en entredicho la honorabilidad no de Mariano Rajoy, sino del presidente del Gobierno de España” ha dicho Valenciano para exigir sin demora la comparecencia del jefe del Ejecutivo, solicitada por el PSOE e IU, y negada media docena de veces.

Además, el PSOE, debido a “la gravedad de los acontecimientos”, ha escrito una carta al presidente de la Comisión Constitucional del Congreso para que desconvoque la reunión prevista mañana de la ponencia que debiera comenzar el debate de la ley de Transparencia. “No podemos hablar de transparencia con una situación como esta, en la que el presidente del Ejecutivo aún no ha dado explicaciones”, ha subrayado Valenciano.

La oportunidad de que Mariano Rajoy explique aspectos de la financiación de su partido y el presunto cobro de sobresueldos cuando era ministro, así como otros compañeros de Gabinete con José María Aznar en la presidencia, se abre este jueves en la reunión de la Diputación Permanente del Congreso. Ya no es posible más demoras como ponen de manifiesto los grupos de oposición. El PSOE, Izquierda Plural, UPYD y Grupo Mixto, pedirán la comparecencia de Rajoy; habrá que votar. La decisión estará pues en manos de la mayoría del Grupo Popular, que ya ha tumbado en varias ocasiones otras comparecencias comprometidas.

Con solemnidad y tono de extrema gravedad, la número dos del PSOE ha puesto de relieve la insostenible situación que vive el Gobierno con la amenaza permanente de su extesorero de lanzar acusaciones contra el presidente. Así las cosas, Valenciano exige a Rajoy que responda a estas preguntas: "¿Ha recibido, o recibió pagos externos a su retribución oficial: sí o no?". Y, en segundo lugar: “¿Ha dicho la verdad cuando dijo que no había recibido ninguna remuneración ilegal: sí o no?". Las preguntas tienen una conclusión para la dirección de los socialistas: “Si ha cobrado siendo ministro y ha mentido siendo presidente, no puede seguir gobernando”.

Lo publicado por el diario El Mundo sobre los sobresueldos a dirigentes del PP, incluido a Mariano Rajoy, cuando era ministro, avala “lo que ya había se había difundido y ratificado por la policía y tenía credibilidad judicial”, ha dicho el coordinador general de IU, Cayo Lara, en referencia a la publicación por EL PAÍS hace seis meses de los llamados papeles de Bárcenas. Ante esta reiteración de presuntas irregularidades Lara ha pedido “la dimisión del presidente, la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones, porque el presidente ha mentido”.

Esas presuntas mentiras a las que alude el coordinador general de IU se refieren directamente a la negación de Rajoy de que jamás ha recibido remuneraciones no ajustadas a la legalidad, lo que no sería cierto si el extesorero del PP hizo anotaciones reales durante años de cantidades entregadas a ministros del PP, entre ellos Mariano Rajoy. La percepción de sueldos de ministro son absolutamente incompatibles con toda remuneración pública o privada.

Aunque Elena Valenciano ha querido separar claramente la parte judicial de la política, no lo ha hecho así Cayo Lara, quien ha aprovechado su comparecencia en el Congreso para “pedir al juez Ruz que llame a declarar a Bárcenas”. También ha hecho una pregunta al partido de Rajoy. “¿Por qué el PP no se querella contra Bárcenas en vez de arremeter contra los mensajeros?", entre ellos, la propia Izquierda Unida.

Tanto Valenciano como Lara, se han movido en dos planos: la presunta financiación ilegal del PP y el cobro de sueldos indebidos, al recibir los ministros una remuneración incompatible con cualquier otro pago; y la afirmación de Rajoy hace meses de que nunca ha recibido un sueldo que no fuera legal. “Estaríamos ante una ilegalidad y ante una mentira: recibir dinero en esas condiciones es ilegal y mentir es inmoral”, ha resumido la número dos socialista.

No se trata de tácticas o estrategias parlamentarias, triquiñuelas o golpes de efecto, ha querido aclarar Valenciano al ser preguntada sobre si pensaba su grupo presentar una moción de censura o presentar otras iniciativas si Rajoy no comparece. “Quiero ser capaz de transmitir que estamos ante una situación de ética y moral pública y nos negamos a que la sociedad pueda llegar a digerir algo así sin que el PP ofrezca explicaciones”. Desde esa perspectiva, los socialistas no pueden entender que el presidente no haya comparecido ya para dar explicaciones a los ciudadanos.

Con el rumbo de los acontecimientos, la dirección del PSOE avala la decisión de su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, de pedir la dimisión de Mariano Rajoy el pasado mes de febrero con el argumento de que un presidente no podía cumplir sus funciones si estaba sometido a la acción imprevisible del que fuera tesorero de su partido, al que nombró. “Siguen cayendo sobre Rajoy informaciones y papeles que le comprometen y eso fue lo que le dijo Alfredo Pérez Rubalcaba”. Ocurre lo que Rubalcaba pronosticó que iba a pasar: "No puede ser que un presidente esté bajo sospecha y sometido a una permanente ruleta rusa”.

No hay comentarios :